UNA FLOR EN EL CIELO


CARTA A UNA FLOR

Aunque nunca te haya visto directamente a los ojos, me basto tenerte 6 meses para saber que amar así como lo hice yo, fue suficiente. Me hubiese encantado poder rozar tu tan suave y sensible piel, me hubiese gustado que me vieses o tan solo verte yo, me hubiese gustado poder darte un beso tan solo uno, me hubiese gustado poder decirte hija o escuchado decirme Mamá. Cargarte, arrullarte, cantarte, decirte cuanto te amo, porque negarle eso a una Madre? merecía conocerte, verte. Aún me siento destrozada, habría sido mi inmadurez el no haber reclamado por ti o permitir que nos separen... Quizás era muy joven para ser tu madre o quizás así lo quiso Dios, quizás todo estaba ya planeado, simplemente yo nunca estuve de acuerdo. Fue un regalo divino tenerte y gozar tu tan corta estadía, mamá aún llora al recordarte y guarda con nostalgia algunas de tus prendas, que nunca usaste. Fuiste la más bella Flor que tuve en mi jardín, juro que si en mi estaba hubiese dado mi vida por ti. Tú tan pura, inocente, no tenias porque dejarme. Mi pequeña ya han pasado varios años y tu recuerdo sigue presente, sabes mami te dio un hermanito; él volvió a iluminar mi vida, me encantaría hablarle de ti, pero aun es muy pequeño te prometo que le contare que fuiste la mas bella entre todas las Flores. Atte. Tu Madre


Gasmina Melgarejo

Despeinada, con pantuflas, ojeras, corretenado de un lado para otro... Así cambio mi vida. Hace casi dos años que me olvide de fiesta y noche de copas, para cambiarlos por pañales y noches de full teta y soy la mujer más feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario